El corredor toma cuerpo. Está conformándose el consorcio para llevar adelante la fase dos que incluiría a Mitsubishi, Queiroz Galvao, San José y Contrera Hnos; Corporación América será el operador.

En la 22º reunión Plenaria del Comité Mixto Empresario Argentino – Japonés celebrada en Tokio este mes, volvió a cobrar relevancia el proyecto del Corredor Bioceánico Central a través de las palabras del empresario Eduardo Eurnekian, en una de las disertaciones principales del evento, llamando la atención del mercado nipón.

En declaraciones al suplemento Comex de Buenos Aires Económico, el encargado del proyecto de Ingeniería de Corporación América, Hugo Eurnekian, manifestó que las negociaciones para la incorporación de nuevos socios potenciales al proyecto del Corredor Bioceánico han avanzado de un modo importante durante la reunión comité mixto, ya que uno de esos socios próximos a incorporarse podría ser Mitsubishi de Japón.

El corredor es un paso interoceánico que establecerá un nuevo nivel de integración física y comercial entre el Océano Pacifico y el Océano Atlántico, tanto en capacidad  como en confiabilidad.

El corredor Bioceánico central esta diseñado para afrontar el incremento de la demanda de largo plazo porque ofrece un ferrocarril desde la localidad de Los Andes (Chile) hasta Luján de Cuyo (Argentina) de 204 Kilómetros.
Además, también comprende un túnel de baja altura de 52 kilómetros de longitud, desde Río Blanco (Chile) a 1544 metros sobre el nivel del mar hasta Punta de Vacas (Argentina) a 2435 metros sobre el nivel del mar.

Ello permitirá el cruce de la cordillera en menos de 4 horas, reducirá los costos por toneladas y hará realidad la unificación de las Aduanas de Chile y la Argentina y los consiguientes trámites fronterizos.

Asimismo, ofrece un sistema abierto Atlántico-Pacífico de trocha única, totalmente Multimodal, para el transporte de todo tipo de carga.

En enero de 2008 Corporación América presentó las respectivas iniciativas Privadas en Chile y Argentina para este proyecto. Chile lo declaró de interés nacional en agosto de 2008 y Argentina en septiembre del mismo año.

Los Estudios de Factibilidad fueron presentados ante ambos gobiernos en marzo de 2009, demostrando que el proyecto no solo es técnicamente factible sino también viable desde el punto de vista económico.

El 30 de octubre de 2009 se firmó el Tratado de Maipú, en donde se incluye un Protocolo Adicional especifico para el Corredor Bioceánico Central. Dicho tratado fue transformado en ley en ambos países en noviembre de 2009. En la actualidad se esta conformando el consorcio para llevar adelante la Fase 2, con empresas como: Mitsubishi de Japón, Queiroz Galvao de Brasil, San José de España, Navieras de Chile, Contrera Hermanos de Argentina.

Anuncios