Desde 2004, Corporación América  trabaja en la inclusión de la concesión para la construcción y operación de casi 2.000 km de rutas con peaje en el territorio argentino.

A través de la concesión del “Corredor Americano”, el empresario Eurnekian, va a invertir 2.000 millones de pesos para construir una autopista con un diseño moderno sobre la Ruta Nacional Nº 8. En 2005, la empresa presenta el proyecto. El objetivo era modificar las condiciones que tenía la circulación vehicular de la RNº 8, que une las localidades de Pilar y Pergamino. Aquella ruta se pavimentó en la década del 30 sobre la huella que dejaban las carretas de la época y, en los 60, se corrigió su trazado. La compañía propuso un diseño moderno que permitiera a los vehículos transitar según las normas vigentes a una velocidad de 120 km/h de manera segura.

El gobierno otorga la concesión para construir la autopista en noviembre de 2006, con un plazo de desarrollo de 13 años. Si bien, la misma irá de Pilar a Pergamino, en muy poco tiempo ya se podrá transitar hasta la localidad de Capilla del Señor sobre el nuevo asfalto sin cruzarse con los vehículos que viajan en el sentido opuesto.

El emprendimiento esta proyectado en beneficio de 2.5 millones de usuarios que actualmente la recorren. Contará con 180 Km. de diseño vial, que permitirá al tránsito dividirse en cada sentido y ayudará al control de los accesos, utilizando para esto último intersecciones tipo trébol, trompeta o diamante. Esta disposición evitará el cruce de vehículos durante el recorrido y reducirá la cantidad de accidentes fatales, producto de choques frontales. Además se proyectarán la cantidad e carriles por mano, para evitar embotellamientos que no permitan el tránsito fluido de los usuarios. La construcción de la autopista ahorrará tiempo y revalorizará las zonas por las que pasa.

Tenemos que subrayar que, como el tránsito es continuo porque se eliminan las intersecciones donde el conductor tiene que frenar, se va reducir la cantidad de nafta y diesel que usan los vehículos y, por lo tanto, de la emisión de gases contaminantes. Otro aporte al medio ambiente será que por cada árbol que se arranque para construir la autopista, Corredor Americano plantará tres. El proyecto tiene programado la forestación con 3.500 árboles de especies nativas, álamos y eucaliptos.

Además de permitir que los conductores viajen y entren a las ciudades productivas del norte de la provincia de Buenos Aires con mayor seguridad en menor tiempo, la construcción de esta autopista les dará empleo a 6 mil personas ya que necesitará 80 mil horas de trabajo para llevarla a cabo.

Anuncios