Dos de los inversores emblemáticos de la diáspora sudamericana en Armenia, como el Dr. Daniel Stamboulian y el empresario Eduardo Eurnekian, ofrecieron una conferencia pública en la sede de la Cámara Argentino-Armenia, para presentar las circunstancias y sus experiencias.

Luego de la presentación realizada por Onnig Bogiatzian, presidente de la institución, el jueves 7 de julio, pasadas las 19 horas, una numerosa concurrencia siguió con atención y dialogó con los expositores, desarrollando este tema de sumo interés.

Eduardo Eurnekian y sus iniciativas. El reconocido empresario argentino-armenio, sin necesidad de apuntes, resumió en grandes rasgos su visión de la historia armenia, definida como una antiquísima y civilizada nación que afronta la constante amenaza de invasores y la incomprensión de sus vecinos.

La adopción del Cristianismo introdujo los conceptos modernos que aunaron la fe religiosa con el alfabeto y el surgimiento de la cultura. Tras un secular trajinar, la decadencia del Imperio Otomano a principios del siglo XIX, le causó al pueblo armenio la mayor de sus tragedias, el genocidio aún impune y a la vez, la hazaña suprema de recrear y construir el Estado contemporáneo en 1918, de transitar por la época soviética y continuar en 1991 en la historia independiente.

En la actualidad, se hace más notable en Armenia la presencia de la Diáspora. “Nosotrosdijo somos mayoritariamente argentinos y estamos preocupados por los problemas que dificultan convertir a Armenia en un país actualizado. En un mundo bastante convulsionado, Armenia no cuenta con los apoyos que asegurarían su futuro. Es importante mejorar las condiciones de vida del armenio, para evitar que la emigración se convierta en un segundo genocidio”.

Eurnekian reconoce que realiza sus inversiones con el objetivo lucrativo de toda empresa para poder asegurar su continuidad y, con modestia, dice que su acto de beneficencia consiste en invertir en el país. Explicó que las conveniencias e inconveniencias que pueden encontrar los empresarios, son parecidas a las que conocemos en la Argentina. Sin embargo, insistió, en que se debe fortalecer a Armenia a toda costa y en forma organizada.

Los programas y las realizaciones de Stamboulian. Enfocado en su cometido mediante FIDEC a favor de la salud pública, hace años que el Dr. Daniel Stamboulian busca y logra avances con la participación de donantes que permiten a su equipo concretar diversos programas.

A título de ejemplo, Stamboulian, acompañado por la proyección de imágenes, habló de la vacunación masiva realizada en el año 2007, de la preparación de enfermeras y profesionales en el pueblo de Karakert, de las realizaciones en la zona de Armavir, al sudoeste y en Tavush, al noroeste del país, para las cuales contó también con la ayuda de E. Eurnekian, los hermanos Ekserciyan, el recordado Eduardo Sarian, y muchos otros benefactores argentino-armenios. En su equipo actúan los Dres. Pablo Elmassian y Sarkís Anac, junto a otros.

Stamboulian insiste en que urge ayudar sobretodo a las mujeres armenias, quienes no cuentan con programas de salud específicos, en particular para la franja de 30 a 65 años.

Preguntas y respuestas. Iniciando la etapa más dinámica de este interesante encuentro en la Cámara, varios del más del centenar de presentes, formularon preguntas de todo tipo. El Dr. Stamboulian respondió a variadas cuestiones, mencionando las dificultades y los problemas conocidos: el alto nivel de abortos en las zonas rurales, la falta de acceso gratuito a los servicios de salud, la necesidad de promover a los profesionales de diversas especialidades y la importancia de lograr el autoabastecimiento energético.

Las respuestas de Eurnekian dieron lugar al entusiasmo de varios empresarios presentes.

Dijo que se piensa habilitar para una bancarización masiva y popularizar los servicios financieros, las 900 estafetas de Hay Post. Recordó que Armenia debe importar la mayoría de los productos primarios para industrializar, como por ejemplo, 4.000 millones de litros de leche por año que se deben traer del exterior.

Mencionó que durante el desarrollo de sus inversiones agrícolas, inició experimentalmente el cultivo de viñedos en unas pocas hectáreas. Costaba encontrar la oferta de muchos vinos de calidad y comenzó la fabricación de vino, que logró un gran éxito; tanto que los empresarios armenios de Moscú, le solicitaron que exporte directamente la uva en racimos, para atender el importante mercado ruso.

Hablando de los rubros que pueden interesan a los inversores, mencionó el gran éxito que lograrían en Ereván los restaurantes armenios de Buenos Aires, y el auspicioso futuro que tendrían los hoteles-boutique. Dijo que los sueldos -de bajo nivel-, no inciden en los costos.

Propuestas y compromisos. La exposición de ambos oradores inspiró a varios empresarios presentes. Uno de ellos, también reconocido benefactor, sugirió que debería encontrarse la forma de crear un fondo de inversión argentino-armenio para captar pequeños y medianos capitales.

Varios de los presentes solicitaron a la Cámara que tome cartas en el asunto. El Embajador de Armenia, Vladimir Karmirshalyan, mencionó que se han logrado avances en varios campos de la economía. En recuerdo de este encuentro se le entregaron plaquetas conmemorativas a los dos oradores. La reunión concluyó con una recepción, donde se siguió conversando.

Anuncios